Piccini vuelve a sentirse futbolista