Los Bulls, bajo mínimos