Ancelotti cumple con su palabra: un Madrid muy ofensivo