Nico Rosberg: uno y no más