Se diluye el efecto Kohfeldt en Wolfsburgo