Un invierno muy frío para el Borussia Dortmund