Álex Baena, una joya de presente y futuro