Un problema con la renovación de Araújo