El Benito Villamarín, cerrado al público