Mucho ruido y pocas nueces: el mercado de invierno del Arsenal