Monchu y Eteki, las salidas del Granada