Punto con sabor a poco para el Girona