La aparatosa lesión de Tete Morente se queda en un esguince