La Real quiere la Copa