Febrero, un mes comprometido para el Inter de Milán