La merecida renovación de Luka Modrić está al caer