Jovic demostró ante el Granada que tiene hambre