Un gran Getafe se fue sin premio del Metropolitano