El Barça dice adiós a la maldición del Wolfsburgo