¿Un año más de Miguel Rubio?