El Barça gana pero no divierte