Memphis y sus números, una bendición para el Barça