Abdón, el hombre de la épica