Edgar Méndez, en la orbita de Francisco