Una empresa japonesa podría comprar el Burgos