Los colchoneros, a la espera de la renovación de Oblak