Pedri, ¿heredero del 8?