Milan y Nápoles, tras los pasos de Charles De Ketelaere