La operación salida en el Barça