El regreso de Reguilón al Sevilla, a fuego lento