El futuro de Muriqi, en el aire