La oportunidad de Ricard Sánchez en el Granada