Iker Bravo, la joya que gusta en la capital