OPINIÓN: No me gustan las despedidas