Cinco décadas después: ‘It’s coming home’