La liga llega para un Betis lleno de dudas