El Leverkusen se deja llevar en un inicio liguero descafeinado