El Atlético, emparedado entre el sonido del resto