Musiala, el gran peligro bávaro