Nianzou, el elegido de Monchi