Bofetón de realidad a un Atlético de Madrid plano