El problema de las inscripciones en el Betis