Un Barça ilusionante pasa por encima de un Sevilla hundido