Haaland, desatado en su visita al Sánchez Pizjuán