Dembélé, la sensación del barcelonismo