Koke, ‘Leyenda’ y amor por unos colores