La Juventus, cuesta abajo y sin frenos