Piqué y Alba, relegados al fondo del banquillo