Saint-Maximin, la anarquía en su estado más puro