España siembra la duda antes del Mundial